Desarrollo personal·Espiritualidad·New Age

¿El timo de la autoayuda?

libros-de-autoayuda-vaya-timo

Hoy me gustaría hacer referencia a un libro que me llamó mucho la atención cuando topé con él. Se trata de un ejemplar de la colección ¡Vaya Timo! de la interesante editorial Laetoli (http://www.laetoli.es), donde se tratan muchos y variados temas desde una visión crítica, irónica y a menudo polémica. En concreto hablaremos del título que veis en la imagen, escrito por un joven psicólogo canario llamado Eparquio Delgado.
Para empezar, debo decir que no me considero un defensor acérrimo de los libros de autoayuda pero reconozco que más de uno ha caído en mis manos. En este valiente y provocador título vi la posibilidad de hacer un sano ejercicio de autocrítica y reflexión para ver desde una nueva perspectiva que hay de valioso y que de palabrería barata en los aclamados libros de autoayuda.

La idea que defiende el autor es la de ofrecer un enfoque racionalista de la psique y la mente humana, en el que la terapia cognitivo-conductual se posiciona como la más eficaz para la mayoría de problemas psicopatológicos. Por el contrario, se pone el acento en el poco rigor que se esconde detrás de esta llamada biblioterapia, que se enfoca más en vender, generando expectativas de cambio y éxito, que en solucionar ningún problema eficientemente. La contundencia del texto es notable, cargando duramente con un público que asegura comprar lo más sencillo que encuentra, y que por extremadamente sencillo se convierte con facilidad en lo verdadero. Los grandes clichés se repiten: vive aquí y ahora, perdona a los demás, ámate a ti mismo, todo es posible si lo deseas, uno recibe lo que da, etc ….

Más allá del posicionamiento beligerante del autor, debo reconocer que estoy de acuerdo con él en bastantes puntos. El primero de ellos es que la gran mayoría de los textos de autoayuda que se publican desde finales de los setenta, cuando Louise Hay empezaba a publicar sus primeros best-sellers, ponen el acento en el monopolio que los pensamientos tienen para cambiar nuestra vida. Aspectos socioculturales, políticos o económicos se dejan totalmente de lado, otorgando a los pensamientos la total y única responsabilidad para poder gozar de una buena vida en el ámbito físico o mental. La autoayuda, por propia definición. se basa demasiado a menudo en la idea que no necesitamos a nadie para ser felices, que con nosotros mismos es suficiente. Además aparece la extendida afición del HázteloTuMismo, que nos ha hecho creer a todos que al igual que puedes aprender a tocar la guitarra con un tutorial de youtube, también puedes disolver problemas de tu malestar cotidiano haciéndote de auto-psicólogo. Con acierto el autor nos recuerda que el actual concepto de felicidad que persiguen la gran mayoría de personas que acuden a la autoayuda esta íntimamente relacionado con las democracias capitalistas, donde la superación personal, la riqueza económica, el reconocimiento social o la responsabilidad individual son siempre las metas deseables. Detrás del concepto de felicidad que tenemos hay todo un montaje social, cultural, económico y moral que a menudo nos pasa desapercibido.

Finalmente, a modo de conclusión personal, puedo decir que después de leer este libro me reafirmé en la convicción de no posicionarme en ningún bando sin escuchar voces críticas del otro. De vez en cuando, es sano cuestionar y chequear las creencias personales para encontrar ese espacio reservado  y hecho a medida para cada cual. Consideremos pues la autoayuda como el bálsamo que es, palabras inspiradoras  que pueden ofrecer entretenimiento y consuelo, pero que lejos está de servir como tratamiento psicológico real. Nada ni nadie modificará  nuestra conducta ni nuestra vida si somos incapaces de pasar a la acción concreta y continuada. Centremos el esfuerzo en cambiar los hábitos nocivos y las inercias que nos estén dificultando nuestro desarrollo personal, y si no podemos conseguirlo por nosotros mismos, busquemos quien nos ofrezca unas buenas pautas para conseguirlo.

Anuncios

4 comentarios sobre “¿El timo de la autoayuda?

  1. Creo que has dado en la clave con “Consideremos pues la autoayuda como el bálsamo que es, palabras inspiradoras que pueden ofrecer entretenimiento y consuelo, pero que lejos está de servir como tratamiento psicológico real”. Personalmente, he leído y puedo leer algunos de estos libros porque siempre hay algo que aprender, algún cuento o metáfora que poder utilizar pero, efectivamente, el trabajo va por otra línea (por lo menos cuando no has empezado ninguno. Si ya has trabajado sobre ello es genial leer cosas que te hagan seguir creciendo). El mayor problema de todo esto es que pensamos que por leer este tipo de libros vamos a resolver ciertas conductas, sentimientos, emociones, patrones de pensamiento… Para eso hay que hacer un trabajo mucho más profundo de la mano de un profesional. Además, leer es información, luego hay que pasar a la acción.

    Un abrazo

    Me gusta

    1. Exactamente. Cuando llevamos recorrido en hacer un trabajo de autoconocimiento y crecimiento personal, los libros pueden seguir alumbrando el camino, pero como bien dices mucha gente cree que los libros hacen milagros y después llegan las frustraciones. Gracias por el comentario, un cordial saludo.

      Le gusta a 1 persona

  2. Yo he consumido diversos libros de ese tipo, y no pasó mucho tiempo para darme cuenta de que es posible sacar una que otra idea que sea efectivamente beneficiosa, siempre y cuando la adaptes al mundo real. hace poco leí un libro similar al que reseñas: Sonríe o Muere: la trampa del pensamiento positivo, de Barbara Ehrenreich. habla de su propia experiencia frente a la ola popular (populista) del pensamiento positivo. Es interesante la perspectiva que tiene porque de pronto notamos que toda esa “moda” se comporta como propaganda de control (pone como ejemplo su experiencia al padecer cáncer de mama y la agresiva presión que sufrió por parte de otros para permanecer positiva con respecto a su situación). Creo que, como cualquier texto, todo debe ser regulado desde el lector, de lo contario, todo puede tener el poder arrolador de la propaganda, y ya nos ha mostrado la historia del mundo el peligro de eso, desde la escala individual hasta la de masas. ¡Buen post!

    Me gusta

    1. Gracias por el comentario. Lo más importante es que seamos conscientes y coherentes con nosotros mismos, sin dejarnos arrastrar por el poder de la moda, la publicidad y otras artimañas comerciales que hacen de nuestra vida predecible y fácilmente manipulable. Gracias por tu visita, un cordial saludo

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s