¿El timo de la autoayuda?

libros-de-autoayuda-vaya-timo

Hoy me gustaría hacer referencia a un libro que me llamó mucho la atención cuando topé con él. Se trata de un ejemplar de la colección ¡Vaya Timo! de la interesante editorial Laetoli (http://www.laetoli.es), donde se tratan muchos y variados temas desde una visión crítica, irónica y a menudo polémica. En concreto hablaremos del título que veis en la imagen, escrito por un joven psicólogo canario llamado Eparquio Delgado.
Para empezar, debo decir que no me considero un defensor acérrimo de los libros de autoayuda pero reconozco que más de uno ha caído en mis manos. En este valiente y provocador título vi la posibilidad de hacer un sano ejercicio de autocrítica y reflexión para ver desde una nueva perspectiva que hay de valioso y que de palabrería barata en los aclamados libros de autoayuda.

La idea que defiende el autor es la de ofrecer un enfoque racionalista de la psique y la mente humana, en el que la terapia cognitivo-conductual se posiciona como la más eficaz para la mayoría de problemas psicopatológicos. Por el contrario, se pone el acento en el poco rigor que se esconde detrás de esta llamada biblioterapia, que se enfoca más en vender, generando expectativas de cambio y éxito, que en solucionar ningún problema eficientemente. La contundencia del texto es notable, cargando duramente con un público que asegura comprar lo más sencillo que encuentra, y que por extremadamente sencillo se convierte con facilidad en lo verdadero. Los grandes clichés se repiten: vive aquí y ahora, perdona a los demás, ámate a ti mismo, todo es posible si lo deseas, uno recibe lo que da, etc ….

Más allá del posicionamiento beligerante del autor, debo reconocer que estoy de acuerdo con él en bastantes puntos. El primero de ellos es que la gran mayoría de los textos de autoayuda que se publican desde finales de los setenta, cuando Louise Hay empezaba a publicar sus primeros best-sellers, ponen el acento en el monopolio que los pensamientos tienen para cambiar nuestra vida. Aspectos socioculturales, políticos o económicos se dejan totalmente de lado, otorgando a los pensamientos la total y única responsabilidad para poder gozar de una buena vida en el ámbito físico o mental. La autoayuda, por propia definición. se basa demasiado a menudo en la idea que no necesitamos a nadie para ser felices, que con nosotros mismos es suficiente. Además aparece la extendida afición del HázteloTuMismo, que nos ha hecho creer a todos que al igual que puedes aprender a tocar la guitarra con un tutorial de youtube, también puedes disolver problemas de tu malestar cotidiano haciéndote de auto-psicólogo. Con acierto el autor nos recuerda que el actual concepto de felicidad que persiguen la gran mayoría de personas que acuden a la autoayuda esta íntimamente relacionado con las democracias capitalistas, donde la superación personal, la riqueza económica, el reconocimiento social o la responsabilidad individual son siempre las metas deseables. Detrás del concepto de felicidad que tenemos hay todo un montaje social, cultural, económico y moral que a menudo nos pasa desapercibido.

Finalmente, a modo de conclusión personal, puedo decir que después de leer este libro me reafirmé en la convicción de no posicionarme en ningún bando sin escuchar voces críticas del otro. De vez en cuando, es sano cuestionar y chequear las creencias personales para encontrar ese espacio reservado  y hecho a medida para cada cual. Consideremos pues la autoayuda como el bálsamo que es, palabras inspiradoras  que pueden ofrecer entretenimiento y consuelo, pero que lejos está de servir como tratamiento psicológico real. Nada ni nadie modificará  nuestra conducta ni nuestra vida si somos incapaces de pasar a la acción concreta y continuada. Centremos el esfuerzo en cambiar los hábitos nocivos y las inercias que nos estén dificultando nuestro desarrollo personal, y si no podemos conseguirlo por nosotros mismos, busquemos quien nos ofrezca unas buenas pautas para conseguirlo.

Anuncios

La intranquilidad colectiva

prisma

A estas alturas de la película ya te habrás dado cuenta que estamos instalados definitivamente en un modelo de sociedad virtual que nos hace creer tener el mundo en nuestras manos. Personalmente aún me cuesta entender como ha sido posible recopilar en tan poco tiempo tal cantidad de información a simple golpe de click, pero es que da la sensación que el ciberespacio crece a la velocidad de la luz. La posibilidad de comprar de todo, relacionarnos a todos los niveles con personas de todo el mundo o lanzar al vacío hiperpoblado de la Red nuestros anhelos, pasiones, opiniones o  aficiones, ha hecho que nos volvamos dependientes de Internet, y con él de su deriva. Y por deriva me refiero a ese vagar sin rumbo definido, saltando de aquí para allá, de web a blog, de foto a vídeo, de foro a chat, entrando en una vorágine de asociaciones mentales que nos han hecho entrar de lleno en lo que podriamos llamar una intranquilidad colectiva imperante en la sociedad.
No se si también te pasará.. ( lo digo con ironía porque estoy seguro que también a ti te sucede…), que a menudo mientras navego en el basto océano de Internet me sorprendo saltando de un lugar a otro, sin sentido ni consciencia, simplemente porque mi mente parece no acabar de estar acostumbrada a tantos estímulos en tan poco tiempo y espacio. Es la primera vez que como especie nos encontramos en una situación similar,  y parece que nadie tiene idea donde esto nos puede llevar. La mayoría de nosotros padecemos de TDA (Trastorno del déficit de atención)cuando estamos delante de una pantalla, y es que aunque que sepas con exactitud que buscas, algún destello siempre te ciega en el camino. Como en la imagen que acompaña este escrito, Internet nos hace de prisma que convierte una idea o un primer impulso de conocer, en un arco iris difuso de colores que se dividen en mil direcciones. Las marcas, las compañías y los hábiles lobos de mar de las redes han descubierto que la atención de los consumidores es la divisa del momento y que puede ser manipulada y capitalizada. El precio que tenemos que pagar por tal acopio de información y entretenimiento junto  es la de nuestra incapacidad de poner atención ha una sola cosa por pocos minutos seguidos y además estar constantemente expuestos a las tendencias comerciales del momento. Ello no sólo afecta nuestra productividad,  sino que cada vez nos empuja a la inmediatez  y la dispersión crónica en  la que vivimos.
Somos consumidores de lo que algunos han denominado Infotainment, una mezcla de información y entretenimiento en el que nos creemos informados pero en cambio, todo es tratado como puro pasatiempo del que al cabo de 5-10 minutos, no recordamos nada de lo visto, leído o escuchado. El mismo formato de Internet, en el que navegamos en múltiples ventanas y leemos sólo encabezados o titulares también favorece una atención dividida. Tengamos claro que podemos hacer muchas cosas a la vez si, superficialmente, pero tengamos claro que ninguna la integraremos en profundidad. Estamos viviendo la evolución y expansión del ya olvidado zapping, eso si, elevado a la enésima potencia.
Con todo este panorama no es de extrañar los crecientes hábitos de meditación, mindfulness y tantos otros métodos para calmar nuestro fluir interno, que no son más que un intento de ayudarnos a renfocarnos  y volver a poner la brújula en la dirección deseada.
Esto es todo por hoy, agradecerte la atención de estos minutos, dejo que prosigas con tu deriva, nuestra deriva. ¿ o me vas a decir que después de leer esto no vas a deborar otro post, otra web, otro video en youtube, y más, y más y más…..

 

Indicadores de bienestar subjetivo

afinar-corazc3b3n-y-menteAlgunas veces me pregunto cual será la receta para tener una vida bien “afinada”. Hoy, que justo empieza el mes de abril,  vengo tan valiente como para intentar resumir en 22 indicadores clave algunos aspectos importantes para medir mejor la calidad de vida. Pero, ¿pórque 22? Si sigues leyendo encontrarás la respuesta. De momento, aquí te los dejo para que puedas chequear aquellos que pueden coincidir también con tu bienestar exterior e interior, allá vamos:

      0. Tienes interés por seguir aprendiendo y sabes que te queda algún talento más por explorar. Muestras parte de la actitud, la energía y la vitalidad del niño que fuiste, pero sabiendo canalizar bien todo ese potencial en base a la madurez que te han ido aportado tus experiencias.

  1. Tu desempeño profesional te permite transmitir algunos valores en los que crees,y además, recibes una compensación económica suficiente para poder vivir de ello. Por si fuese poco, te quedan energías para proyectarte más allá y motivaciones que dan sentido a tu tiempo libre y de ocio.
  2. Has renunciado al pensar ocasional, como parche a los problemas,  para incorporar el hábito de pensar para prevenirte de ellos. Dedicas tiempo a sacar de paseo el cerebro para que oxigene o simplemente para chequear que todo anda más o menos, como habías planificado.
  3. Sabes apreciar, valorar y respetar la riqueza del mundo en todos sus aspectos: cultural, natural, social… Conectas con tu entorno y tus vínculos afectivos. Navegas en el fluir de la vida.
  4. Has conseguido controlar tu descontrol y convertirte en dueño de ti mismo.Encuentras el equilibrio para ordenar los dos hemisferios de tu cerebro y saber llevar una vida práctica.
  5. Si te consideras una persona espiritual has comprendido que no hay credo, ritual, escuela ni curso de milagros que solucione tus problemas existenciales. Buscas herramientas de conocimiento o te unes a un colectivo que es coherente con tus valores, pero eres consciente que el esfuerzo por darle sentido a tu vida sólo lo puedes guiar tu.
  6. Piensas y haces en la misma dirección, con las mínimas contradicciones (siempre hay alguna, como humanos que somos), pero en lo fundamental no entras en conflicto.
  7. .Consigues avanzar siguiendo tu propia hoja de ruta, definiendo un plan de acción concreto  y poniendo tu potencial a rodar.
  8. Estás haciendo el duro trabajo de identificar tu personaje, todas esas ideas que has ido creando sobre ti, y haces lo posible por integrarlo y domesticarlo para minimizar el impacto negativo que este pueda tener en tu cotidianidad.
  9. Eres capaz de vez en cuando, de aislarte del mundo para conectar con las preguntas que realmente te van iluminado el camino a medida que las sabes responder.
  10.  Comprendes que no hay garantías de nada, que esa es la regla básica del universo a través de la cual debes medir todas tus decisiones y planes. Asumes lo insignificante de tu vida y te tranquiliza saber que definitivamente no eres el centro de la humanidad, compartiendo protagonismo con todo forma de vida del planeta.
  11. Entiendes que hay como mínimo tres elementos que condicionan nuestra vida: nuestro potencial personal, el escenario en el que nos movemos y el momento histórico que nos ha tocado vivir. Siendo consciente de esos tres factores y analizándolos detenidamente la vida se debe volver necesariamente más sencilla.
  12. Te has dado cuenta que rápido significa despacio pero sin interrupción y que no necesitas hacer nada deprisa, es suficiente que lo hagas con regularidad. Lo importante es mantener el ritmo, poco a poco pero con estabilidad y perseverancia . Además has entendido que a veces la mejor acción puede ser  la pura y llana observación.
  13. Por fin puedes afirmar que no existe una vida sin cambios y que la estabilidad es ilusoria.  Decides cambiar la pregunta de: «¿Cambiar o no cambiar?»por, «¿En qué medida me relaciono con los cambios?»
  14. Has comprobado los beneficios que te aporta un buen equilibrio y una moderación en tus quehaceres diarios. Pareces estar encontrando los ingredientes que te hacen la vida mejor.
  15. Comprendes que tu cuerpo no siempre sabe lo que mejor le conviene, que es una de las trampas más engañosas de la consciencia. Al igual que la mente se alimenta a veces con reacciones automáticas, el cuerpo también obedece a costumbres e impulsos caóticos que vienen de modelos aprendidos o reflejos ancestrales de nuestro cerebro más primitivo.
  16. Afrontas los problemas con calma, cierto distanciamiento, acción y control del tiempo. Sabes que los problemas reales no afrontados son como las termitas: aunque los olvidemos y hagan muy poco ruido, siguen devorando la madera y al final acaban hundiendo la casa. Aún así no olvidas que lo único que no tiene solución es la muerte y que el resto sólo son problemas efímeros, que siempre acaban encontrando solución.
  17. La época de conocimientos sagrados se acabó, en la era de la higiene informática, el conocimiento no es la moneda fundamental de cambio .Internet lo devaluó con su accesibilidad. El conocimiento se cambió por la concentración. La habilidad de mantenerte enfocado en una tarea y no distraerte en otros asuntos se ha convertido en el gran valor de hoy. De todas las del firmamento, te decides por esa única estrella que alimenta tu atención constante.
  18. Has visto que cada realidad tiene muy distintas percepciones: un Ferrari es un sueño para unos o una idiotez para otros y una playa en agosto puede ser un ideal de vacaciones o una tortura para la paz íntima. Conoces tus percepciones y evitas entrar en constante contradicción, ahorrándote así mucho sufrimiento gratuito.
  19. Diferencias entre placer y alegría, dándote cuenta que no sólo buscas lo efímero de las cosas materiales sino que apuestas por un bienestar prolongado en el tiempo. No es terrible negarte algunos placeres, pero si  lo es no conocer la alegría.
  20. Vives aquí y ahora pero recordando los aprendizajes del pasado y teniendo algo pendiente por hacer para asegurarte un buen futuro, reinventándote llegado el caso.
  21. Por fin has encontrado la manera de no culparte ni juzgarte por ser como eres. Te aceptas en tu totalidad, respetándote a ti y a los demás. Te abres al mundo confiado y consciente.

Y bien, llegó el momento de desvelarte el porque del 22… La inspiración me llegó de los 22 arcanos mayores del Tarot, que por cierto puedes consultar si te apetece en este enlace que acabo de colgar: ARCANOS MAYORES

Te animo a que compartas en los comentarios algunos otros indicadores que a te ayuden y te inspiren a encontrar ese ansiado bienestar al que tantos aspiramos.

Un abrazo y hasta muy pronto.