Preguntas directas al alma

retrato con signo de interrogacion 36x36

Hoy quería compartir contigo una de las mejores maneras que conozco para evolucionar y crecer personal, emocional y profesionalmente: HACERSE PREGUNTAS.
He leído y escuchado a muchos sabios y sabias, tanto de oriente como de occidente, tanto del pasado como del presente, y la mayoría parecen coincidir en el enorme poder que ejercen las buenas preguntas sobre un mejor fluir de nuestra vida. Personalmente creo que hacerse las preguntas adecuadas y necesarias ( tampoco nos martiricemos constantemente a base de preguntas de difícil respuesta), es una vía directa hacia una realidad vital más plena, rica y consciente.
En esta ocasión, te traigo una pequeña colección de diez preguntas, de las muchas que he ido recopilando en estos años de búsqueda personal, que me encantaría que las hicieras tuyas, interactuando con ellas y no quedándote sólo en la lectura. Te animo a que cojas papel y lápiz , y trates de contestar con calma y atención todas o como mínimo algunas de las preguntas que te propongo. Puedo asegurarte que después de este ejercicio entenderás algo mejor tu propósito de vida y verás con mayor claridad algunas de las motivaciones más profundas que rigen tu vida. Busca un lugar tranquilo, conecta contigo mismo/a y deja que tus ideas salgan libremente.Date tiempo para contestarlas, no te fuerces y verás como los resultados te sorprenderán.
Sin más dilación, allá vamos:
1. Si fueras el único y mayor gobernante del planeta, ¿qué cambiarías primeramente?

2. Imagina que escribes un libro, ¿de que tema trataría, o mejor, que título le pondrías?

3. Diseña tu día o semana ideal. (está no es una pregunta, pero es igual de potente o más)

4. Ya tienes la vida que siempre has deseado, cero problemas. ¿Qué haces ahora con el resto de tus días? ¿Qué quieres de verdad?

5. ¿Existe alguna actividad que te mueva y motive suficiente como para dedicarle un tiempo valioso sin recibir a cambio ninguna remuneración económica?

6. Elige un personaje de realidad o ficción que te guste especialmente. ¿Porque lo admiras? ¿Que actividades realiza? ¿Qué ideas defiende o promueve?

7. Piensa en algo que quisiste hacer y te detuviste por miedo al fracaso o al éxito, ¿ qué era?

8. Imagina que estás llegando al final de tus días. Imagínate por un momento delante de tus hijos, familiares o amigos. ¿Que dos ideas/consejos les darías que les fueran útiles toda la vida?

9. Escribe de más a menos importante, las actividades que harías en tus últimos 5 días de vida. Una actividad por día. (aquí es donde más puedes sorprenderte…)

10. ¿Que pondrías en tu epitafio? Tu frase final, el resumen de tu vida.

¿Que tal? ¿Que te han parecido? Ups, disculpa, te he dicho diez preguntas y te acabo de colar dos sin querer… Fuera bromas, tengo que reconocer que aunque me costó bastante responder algunas de estas preguntas,  cuando lo conseguí me sentí mucho más conectado y feliz conmigo mismo. Para ponerte un ejemplo te diré que a la segunda pregunta, la de poner un título a un posible libro, no se me ocurrió nada mejor que: Vivir es fácil si contestas tus preguntas. Ese libro igual nunca sale a la luz pero sólo el hecho de plantearme la posibilidad de que pueda existir, lo acerca sin duda a convertirse en realidad. Y así funciona casi todo.
Como habrás podido comprobar lo que se pretende conseguir en este juego de preguntas es conocerse mejor y por lo tanto, acercarnos más a nuestra esencia, a la raíz de nuestras motivaciones más profundas. Si te apetece, te invito a contactar conmigo si tienes alguna duda o quieres que te ayude a descifrar que se esconde detrás de tus respuestas, que sin duda serán de lo más interesantes.
Hasta el próximo martes, con más ideas y reflexiones prácticas para sacar lo mejor de nosotros mismos.

 

Anuncios

Espiritualidad en venta

spiritual shopping

El pasado domingo, un amigo me envió el enlace de un artículo publicado en El país semanal,  “La obsesión por uno mismo”¹.  Al principio pensé que en él se tratarian las absurdidades en torno a los ya habituales selfies o el culto a la propia imagen en Facebook o Instagram, pero cual fue mi sorpresa cuando vi que el relato apuntaba más allá. En él se pone de manifiesto la proliferación de tendencias y modas espirituales de toda índole que a menudo parecen alimentar nuestro Ego Espiritual,   alejándonos así de esa vida serena y feliz que tanto ansiamos al comprar productos y asistir a charlas de todo tipo. Una vez más, podemos afirmar que no es la herramienta que se utiliza sino el modo de utilizarla lo que marca la diferencia. Es evidente que vivimos instalados en la obsesión por encontrar nuestro lugar en la sociedad más compleja, cambiante e interconectada de todos los tiempos. La desorientación y dispersión está generalizada, y muchas personas encuentran un chaleco salvavidas en las terapias, conferencias o formaciones de lo más variopintas. No seré yo quien cuestione el camino que cada cual elige para conectar mejor consigo mismo,  pero a mi entender, aquí hay otro problema de fondo. Dejadme que haga un poco de memoria histórica para saber de donde podría venir todo esto…
Creo que nos podríamos poner más o menos de acuerdo que parte de lo que estamos viviendo hoy surge de la llamada Nueva Era, conocida más popularmente como New Age. Esta, es una corriente de pensamiento transversal y heterogénea surgida entre Europa y  los Estados Unidos a principios de los años ’60. Resumiendo mucho, podríamos afirmar que se trata de un amplio colectivo que se alza en rechazo a las instituciones, la reivindicación  de lo colectivo por encima del interés particular, y sintetizándolo mucho en el famoso: “HAZ EL AMOR Y NO LA GUERRA”. La formaron personas de todo tipo, pero en general, eran jóvenes de clase media-alta con un elevado nivel educativo que, así como hicieron algunos de los –ismos en las vanguardias artísticas de principios del siglo XX, manifestaron su disconformidad con una progresiva des-humanización de la sociedad. Todo aquello duró pocos años y  a los verdaderos “hippies”,  los mataron o vaciaron de contenido con mayor o menor sutileza. Un discurso pacifista, idealista y anti-consumista estaba lejos de agradar a los que al parecer siguen manejando los hilos de este teatro de guiñol al que llamamos Mundo.
Pero volviendo de nuevo al presente,podríamos afirmar sin demasiado miedo a equivocarnos,  que aquella inocente y pura Nueva Espiritualidad se ha ido transformando hasta hoy en un tentáculo más de un capitalismo hambriento de nuevos negocios millonarios que necesitan difusión y consumidores fieles para mantenerse vivo. Lo que surgió como respuesta a un sistema se ha convertido en parte indisoluble de él.
A todo esto, debo reconocer , como se puede comprobar en este blog, que me apasiona y me atrae sobremanera el mundo del crecimiento personal y la espiritualidad. Tampoco es menos cierto que no dejo de plantearme que parte de pureza hay en mi interés por el tema y que otra hay en seguir estas modas de la psicologia pop la religión del buenrollismo o el dulce bálsamo del pensamiento positivo. La verdad es que soy totalmente partidario de leer y formarse en cualquier campo, pero sobretodo creo en la capacidad del ser humano para afinar un sano sentido crítico. Veo cada vez más personas que quedan atrapadas enlazando unos cursos con otros  e invirtiendo enormes cantidades de dinero para que otros nos descubran quien somos en realidad.  Al igual que para ser feliz lo importante es no preocuparse tanto por ello, tampoco buscando fuera de nosotros hallaremos el santo grial que nos cambie la vida profundamente. Como decía  John Lennon, precisamente una de las voces de la New Age,  la vida pasa mientras haces otros planes. Tal es así que yo creo que la felicidad llega si a veces consigues olvidarte que existe.

  1. http://elpais.com/elpais/2016/03/10/eps/1457631066_854651.html

El poder de las imágenes

45132881-tarot-cards-tarot-the-fool-card-in-the-foreground


Vivimos en el mundo de la imagen: Publicidad, Cine, Televisión, Facebook, Instagram, Pinterest, y tantas otras plataformas que nos ofrecen eso mismo: Imágenes. El ser humano siempre ha sentido fascinación por el poder de las imágenes, no es ninguna novedad. Como licenciado en Historia del Arte, siempre me sentí atraído por el poder y el influjo que las imágenes provocan  sobre nosotros y nuestra sociedad. Al igual que pasa con la música, ese maravilloso lenguaje ambiguo y abstracto, y por ello infinitamente rico en matices,  el estudio de los símbolos (semiótica), nos adentra a los más profundo de nuestro ser.
En el post de hoy, voy a tratar de dar un enfoque personal sobre un tema no ausente de polémicas y a menudo cargado de connotaciones y opiniones muy diversificadas, donde la imagen/icono es el sustento principal del relato. Se trata de la imaginería del TAROT. Haré una breve reflexión al respecto en este formato de entrada de blog que me reta a condensar el pensamiento en una dosis concisa y sintetizada al máximo. Aun no siendo esta una página que pretenda dedicarse en exclusiva al Tarot, volveré sin duda a escribir sobre ello en alguna otra ocasión.
A mi entender, detrás de ese inocente mazo de cartas se esconde un esfuerzo colectivo por dar solución, o como mínimo un cierto consuelo, a todas aquellas preguntas de la vida que somos incapaces de responder con el uso exclusivo de las palabras. Mi experiencia personal es que con esta colección de ilustraciones podemos llegar a conectar, como decía el conocido psicólogo suizo Carl G. Jung, con el inconsciente colectivo, que no es más que aquello que todos entendemos como común en nuestra experiencia de vida. Recordando el aforismo, “Humano soy y nada de lo humano me es ajeno”, el tarot parece querer demostrarnos que todos tenemos cabida en estas 78 imágenes.
Es cierto que la complejidad de la vida humana difícilmente se puede resumir en tan poco, pero como en el caso de las entradas en un blog, sólo son un intento de sintetizar al máximo maneras de entender el mundo.  En resumen me atrevo a decir que los arcanos(misterios) del tarot te sugieren aquello que ya sabes pero que a menudo no puedes o no quieres ver. Pueden ser un refuerzo para empoderarte de información y llevar a cabo acciones conscientes de evolución, así como un dique para tranquilizar las aguas del fluir de la vida y ver con mayor claridad que se esconde bajo la superficie.  Está colección de símbolos impersonales e intemporales nos pueden ayudar a elevarnos por encima de las palabras y conectar con  aquello que late en nuestro interior. Es por ello que no concibo el Tarot como atracción de feria ni como predestinador de un futuro que nos toca a nosotros mismos crear. Diferencio bien entre el tarotista y el tarólogo, o lo que es lo mismo, aquel que pretende cambiar clichés y frases hechas por dinero fácil y  aquel otro que ha sido capaz de vivir las experiencias de cada lámina del tarot y pone su experiencia a disposición de la persona que tiene delante.

Os animo a que os dejéis llevar por la curiosidad y os acerquéis sin prejuicios a este fascinante mundo de imágenes que es el Tarot. En la sección Material Valioso, encontrareis un resumen personal sobre todos los arcanos menores de la baraja. En breve también subiré el de los arcanos mayores, así que estad atentos. Estos resúmenes son fruto de mucha reflexión y lecturas comparativas de varios libros y métodos, buscando puntos en común que he ido recopilando en estos últimos años de investigación. Por último dejadme que os diga que la creación de este blog personal la tiene, en parte, una tirada de tarot que me hice para empezar este año 2016. Esa tirada concluía que debía adoptar una mayor capacidad de lanzarme a la aventura,  llenarme de entusiasmo. Esas ideas las sintetiza El Loco, la imagen de un personaje que se lanza con inocencia pero iluminado por un sol que le permite descubrir su camino a medida que lo transita.
Al igual que esa carta me inspiró a escribir estas líneas espero que todos encontremos los caminos que nos depara este viaje y despertemos esa dosis de locura que todo lo cure.

 

Conduciendo y pisando el freno

Equilibrista caminará sobre el Gran Cañón

Allá voy!, esta es mi primera entrada y me siento como un trapecista novato sin red. Aún así, he concluido que llevo demasiados años posponiendo la creación y el hábito de compartir parte de mis reflexiones y experiencias de vida con los que me rodean, que en el caso de Internet es con medio mundo. Ese momento al fin ha llegado. Supongo que todos los que habéis pasado por eso me entenderéis, lo único que espero, y estoy convencido que así será, es que se olvide rápido y quede en el recuerdo como una anécdota más. Es increíble lo que nos provoca el miedo a lo desconocido, nos cuestiona y paraliza de tal modo que después, a toro pasado, nos parece ridículo el mal rato que nos puede llegar a hacer pasar. Imagino que genéricamente estamos programados para que así sea pero ya empieza a ser hora de transcender las respuestas mecánicas y obsoletas.
Como decía, ahora ya algo más confiado, vengo a compartir con todo aquel que se deje caer por aquí, material e información que he ido coleccionando en estos últimos años y que me encantaría dar a conocer al mayor número de personas posibles. Mis intereses como veréis son variados pero todos tienen un denominador común: darnos cuenta de la oportunidad increíble que tenemos de vivir en este complejo pero maravilloso mundo. En este pequeño rincón vais a encontrar principalmente temas que gravitan en torno al crecimiento personal y el auto conocimiento. Soy consciente que es un vago y amplio universo al cual poco a poco iré dando forma más nítida y definida, pero de momento he querido lanzarme al vacío.  El título del post tiene que ver con esa idea, la empezar a hacer aunque todo el puzzle no esté inacabado, y es que no es más que uno de los mecanismos del Ego al que solemos llamar perfeccionismo. No podemos pretender crear y criticarnos por ello, desarrollar una idea y juzgarla a la vez, en definitiva conducir pisando el freno. Por desgracia creo que le pasa a demasiada gente, que paralizada de análisis y comparaciones, hacen y deshacen tal Penélope tejiendo y esperando el momento perfecto para salir a escena.
La experiencia nos dice que el mejor y único momento es ahora y aunque todos tengamos recetas y caminos diferentes a recorrer, estoy convencido que encontraremos puntos de unión para crecer juntos. Esa es la utopía que persigo, llegar a convertirme en la mejor versión de mi mismo y facilitar que otros también puedan lograrlo. Para ello prometo ir incorporando material que a mi me ha hecho avanzar y descifrar un poco más el personaje que nos habita y que nos puede llegar a poner demasiados palos en las ruedas. Con todo el cariño y la humildad os envío un abrazo grande . Gracias por estar ahí, hasta pronto